El Ayuntamiento de Barcelona plantea cobrar 633 euros a los propietarios de pisos vacíos